La otra película censurada de Julio Bracho

La otra película censurada de Julio Bracho

 

Rogelio Agrasánchez Jr.

Dos películas de Julio Bracho fueron blanco de la censura cinematográfica. El caso más conocido es el de La sombra del caudillo, dirigida por el cineasta en 1960. Éste constituyó una de las decisiones más severas de censura en la historia del cine mexicano. La película se consideró “denigrante para el Ejército mexicano” y se prohibió su exhibición. Tuvieron que pasar treinta años para que La sombra del caudillo pudiera ser vista por el público.

El  primer problema de Julio Bracho con la censura había ocurrido años atrás, a causa de La corte del faraón. La película se produjo en 1943 y se exhibió a partir del 8 de junio de 1944 en la ciudad de México. Aunque la situación no alcanzó a ser grave, sí representó problemas para la distribución internacional de la cinta.

La corte del faraón se basó en la zarzuela homónima escrita por los españoles Guillermo Perrín y Miguel de Palacios, con música de Vicente Lleó. La obra, estrenada en Madrid en 1910, logró un éxito rotundo entre el público amante del género sicalíptico. Los autores la subtitularon como “opereta bíblica”, debido a que la historia es una versión paródica del relato bíblico de la vida de José, hijo de Jacob. A pesar de que algunos críticos consideraron el asunto “quizá demasiado atrevido”, la opereta recibió muchos elogios y siguió representándose frecuentemente en España hasta la ascensión del régimen franquista, que prohibió terminantemente su puesta en escena.

La corte del faraón convierte la historia de José en una aventura ligera y de tono muy subido; los diálogos y las letras de las canciones abundan en dobles sentidos y la historia se enfoca en temas de naturaleza sexual, como corresponde al género sicalíptico. La opereta aborda la impotencia masculina, la infidelidad, la voluptuosidad y la completa falta de escrúpulos por parte de los personajes principales de la obra, todo ello tratado en una forma jocosa. En ella hay algunos “cuplés de contenido satírico-político” dedicados a personajes de la época.

La fastuosa película de Bracho resultó tan picante como la zarzuela. Fue alabada por algunos críticos y exitosa entre amplios sectores del público, mientras que algunos cronistas y grupos conservadores protestaron indignadamente por lo que consideraron un atentado a las buenas costumbres.

Mapy Cortés, Julio Bracho, Martha Elba Fombellida y Eugenia Galindo en el estreno de ' La corte del faraó'.

Mapy Cortés, Julio Bracho, Martha Elba Fombellida y Eugenia Galindo en el estreno de ‘ La corte del faraón’.

El periodista Tamez escribió al respecto: “…[en La corte del faraón hay] chistes de intención a control remoto, que ya los quisiera para un día de fiesta el perico de un cargador” [1]. “Pepe Grillo” comentó algo semejante: “…chistes de triple o cuádruple intención que no sé cómo pasaron la censura. No los había oído ni en el [Teatro] Colonial…” [2] Por su parte, Fernando Morales Ortiz –editor de Novelas de la pantalla- dijo que “más de cien grupos se habían unido para protestar” por películas como La corte del faraón y Naná (Celestino Gorostiza, 1943). No menciona nombre de agrupación alguna; cabe suponer que se trataba en realidad de unos cuantos voceros de la iglesia católica y de sociedades y congregaciones relacionadas con ella.

Films Mundiales, casa productora de la película, publicó un anuncio a toda plana en Cinema Reporter el 17 de junio de 1944, con una fotografía del elenco acompañada de un texto en que se hablaba de la controversia causada por la cinta y del éxito que se estaba obteniendo en taquilla.

El revuelo causado por las protestas fue tal que el Presidente Manuel Ávila Camacho lanzó un decreto el 13 de marzo de 1944, mismo que obligaba a los productores nacionales a someter los guiones de sus proyectos a la censura antes de comenzar la filmación. De acuerdo con un telegrama del entonces Embajador de Estados Unidos en México, George Strausser Messersmith [3], esto “…fue motivado por la creciente tendencia de la industria [cinematográfica] mexicana a producir historias indecentes, que puede verse en varias películas actualmente en exhibición en México. La peor de ellas es La corte del faraón, en cartelera en la ciudad de México, en funciones solamente para adultos y cuyos diálogos están repletos de frases de doble sentido. Otra película de este tipo es Pito Pérez .”  [4]

De acuerdo con el citado telegrama, el entonces Secretario de Gobernación de nuestro país, Lic. Miguel Alemán Valdés, declaró que no se permitiría la exportación de películas mexicanas “ofensivas” que ya estaban en exhibición en México. Se menciona que la reacción de los productores ante estas nuevas disposiciones fue negativa. El empresario Frank Fouce, “informador” de Francis Alstock, “director de la Coordinator’s Radio Division”, fue quien dio estos datos al Embajador Messersmith según el citado documento.

El 30 de agosto de 1944, el periodista Tamez publicó una nota en su columna “Cine Farándula”, en el periódico La Prensa de San Antonio Texas, donde señalaba: “Las autoridades [estadounidenses] suspendieron La corte del faraón en los cines del sur de Estados Unidos…Les paso esta información al costo al Panzón Soto y a Mapy Cortés”.

Este dato concuerda con los datos arrojados por los registros de exhibición de la distribuidora Clasa-Mohme [5] , que muestran el estreno de La corte del faraón en Texas hasta dos años después . En El Paso, por ejemplo, la cinta se pasó en primera corrida del 5 al 9 de agosto de 1946. No se hizo propaganda en los periódicos. Suerte similar corrieron La vida inútil de Pito Pérez y Naná en los Estados Unidos.

Mapy Cortés como 'Lota' en 'La corte del faraón'.

Mapy Cortés como ‘Lota’ en ‘La corte del faraón’.

 

La película fue rechazada tambión por el estricto departamento de censura cinematográfica del Estado de Nueva York, que inclusive obligaba a los distribuidores de filmes extranjeros a presentar una transcripción de diálogos en el idioma original y la correspondiente traducción al inglés. En algunos casos, las películas eran aceptadas siempre y cuando se les suprimieran fragmentos considerados como inapropiados; en otros, como en el de La corte del faraón, ni siquiera cupo esta posibilidad. El expediente46254-1145 de la MOtion Picture Division Film Script Index de los Archivos del Estados de Nueva York así lo indica.

Ello significó sin duda alguna un revés para las productoras, ya que la exhibición de películas mexicanas en territorio estadounidense generaba un porcentaje considerable de sus utilidades. En los tres casos mencionados arriba,  las cintas tenían buenos elementos para ganar el favor del público. Mapy Cortés era una de las actrices más admiradas entre los cinéfilos de habla hispana en Estados Unidos y su Corte del faraón era una producción suntuosa y bien realizada. En el caso de Naná, la presencia de Lupe Vélez garantizaba también un gran atractivo de taquilla. Estrenadas tarde y casi subrepticiamente, produjeron muy poco.

A pesar de la censura, los temas picarescos y con generosas dosis de doble sentido se siguieron produciendo en México para júbilo de los aficionados a este género.

*****

Notas:

[1] Tamez, “Cine Farándula”, la Presna, San Antonio, Texas (5 julio 1944), p. 4.

[2} Pepe Grillo, “Ahí va la corte que…marea”, Cinema Reporter, México, D. F. (15 junio 1944), p. 20.

[3] Department of State, Division of Communications & Records. Incoming telegram. HM-433. Mexico City, dated June 17, 1944, received 6:52 p.m. GRC/316. Firmado “Messersmith”.

[4] Se refiere a la película La vida inútil de Pito Pérez, producida y dirigida por Miguel Contreras Torres y estelarizada por Manuel Medel en 1943. El guión se basó en la novela de José Rubén Romero.

[5] En ese año, Clasa-Mohme era una de las dos distribuidoras más poderosas de películas mexicanas en territorio estadounidense. La otra era Azteca Films, perteneciente a las familia Calderón y Salas Porras.

[6] Expedientes de los teatros que exhibían películas en español distribuidas por Clasa-Mohme. Fondo Clasa-Mohme, Archivo Fílmico Agrasánchez.

Fuentes:

Archivo Fílmico Agrasánchez (Fondo Clasa-Mohme; archivo hemerográfico; archivo iconográfico)
Biblioteca Nacional de España (hemeroteca digital).
Nacional Archives (Department of State, Division of Communications & Reports).

Cinema Reporter, México D.F., 1943-1944
Novelas de la pantalla, México D.F., 1943-1944
La Prensa, San Antonio, Texas, 1943-1948

Peláez, Víctor M., “La corte del faraón desde la perspectiva paródica”, recuperado en:
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-corte-de-faran-desde-la-perspectiva-pardica-0/html/ffb5ba3e-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html

%d bloggers like this: