Celebrando el rescate de la película ‘Payasadas de la vida’

Celebrando el rescate de la película Payasadas de la vida.

Atrás, de izq. a der.: Antonio de Hud, Yolanda Ciani, Rogelio Agrasánchez Sr., don Miguel Zacarías, Adalberto Martínez 'Resortes', Manuel Medel, Pituka de Foronda y caballero no identificado. Delante, de izq. a der.: Yolanda Montez 'Tongolele', Esther Fernández, Gloria Morel, Meche Barba.

Atrás, de izq. a der.: Antonio de Hud, Yolanda Ciani, Rogelio Agrasánchez Sr., don Miguel Zacarías, Adalberto Martínez ‘Resortes’, Manuel Medel, Pituka de Foronda y caballero no identificado. Delante, de izq. a der.: Yolanda Montez ‘Tongolele’, Esther Fernández, Gloria Morel, Meche Barba.

La fotografía que encabeza esta página ocupa un lugar especial en mi álbum de personalidades. En ella se ve un grupo de los asistentes al homenaje a don Miguel Zacarías, en ocasión de celebrar el rescate de su segundo largometraje, Payasadas de la vida (1934). El evento tuvo lugar en la sede de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, en la ciudad de México, en 1990.

La película estuvo perdida por varias décadas, hasta que mi papá logró encontrarla y restaurarla. Payasadas de la vida llevó a Manuel Medel, Gloria Morel y Ramón Pereda en los papeles protagónicos. Fue la primera película sonora de tema circense producida en México. La cinta fue filmada en un circo auténtico y afamado, el ‘Fernandi’, perteneciente al empresario tapatío Alberto Fernandi Romero. Las magníficas tomas de números ejecutados por artistas del trapecio son obra del cinefotógrafo Ross Fisher.

Payasadas de la vida constituyó el debut cinematográfico de varias personalidades. La primera de ellas fue su productor, Jorge M. Dada, quien ya tenía gran experiencia como distribuidor de películas en Centroamérica y era, además, conocido compositor de música popular. También debutaron en ella Manuel Medel y Gloria Morel. La célebre cantante Toña la Negra, quien había ya aparecido en un corto de Arcady Boytler, tuvo en Payasadas su primera oportunidad en cine de largo metraje.

El cineasta Alejandro Galindo escribió acerca de Payasadas de la vida: “Con esa película el cine mexicano irrumpe formal y comercialmente en Centroamérica”[1]. Más información sobre la cinta puede encontrarse en Miguel Zacarías, creador de estrellas[2].

 El rescate de la película generó entusiasmo entre quienes valoraban el cine de los pioneros de la época sonora en México.  Aparte del director homenajeado, asistieron al evento Gloria Morel y Manuel Medel, actores protagonistas. Esther Fernández y Lalo González Piporro, quienes iniciaron su carrera cinematográfica bajo la batuta de don Miguel Zacarías, participaron en el homenaje. Yolanda Montez Tongolele, Meche Barba, Pituka de Foronda, Adalberto Martínez Resortes, Yolanda Ciani y Antonio de Hud también acudieron.

Don Manuel Medel recordó su debut cinematográfico. Refirió a los presentes una divertida anécdota sobre su primer día en el rodaje de la película. Dijo haber recibido llamado “para las siete”. Llegó puntualmente a la locación (el circo ‘Fernandi’) a las siete de la mañana, recorrió el lugar y presenció la realización de un buen número de tomas. Ya en la tarde, extrañado por no ser requerido para ninguna de ellas, se dirigió al  cineasta Zacarías para preguntarle qué sucedía. El joven Miguel le contestó desde detrás de una de las cámaras, colocada en la plataforma del trapecio: “Sr. Medel, alabo su puntualidad, pero su llamado es a las 7:00 p.m.”.

Por su parte, don Miguel Zacarías habló de Gloria Morel. Recordó que Ramón Pereda, quien hacía un papel de hombre maduro en la película, no quería aceptar a la actriz “porque todavía tenía olor a talco”.  La bella Gloria tenía 13 ó 14 años. Don Miguel insistió en darle el papel protagónico femenino, según dijo, porque “me di cuenta de su enorme fotogenia y su gran talento.” No se equivocó el director Zacarías, porque pronto Gloria se convirtió en una de las damas jóvenes más destacadas en el cine mexicano de los años treinta. Para don Miguel Payasadas de la vida constituyó un momento muy especial en su carrera, puesto que su padre, don Elías Zacarías, al fin aceptó que el hijo para quien él tenía otros planes se dedicara a su vocación cinematográfica. Don Elías inclusive aparece entre el público en una de las escenas en el circo.

Gloria Morel era en realidad Victoria Torres Chavero, hija del famoso actor Ángel Torres Sala, quien a su vez era medio hermano de Leopoldo Chato Ortín.

La proyección de Payasadas de la vida emocionó a los asistentes al evento. La belleza de Gloria Morel, las composiciones de Ernesto Lecuona, Manuel Castro Padilla y Jorge M. Dada; los números musicales por las orquestas de Miguel Lerdo de Tejada y Gonzalo Curiel, así como las arriesgadas tomas desde la plataforma del trapecio hacen esta cinta memorable.

Mención especial merece la escena en que Manuel Medel interpreta el famoso tango de Joerge M. Dada “Olvida, che”: su personaje, el payaso Kiko, acaba de enterarse de que su amada se ha fugado con un rico banquero y él, obligado a cantar ante el público del circo, canta el tango con desesperación auténtica, mientras la gente ríe a carcajadas.

No siempre tiene uno la oportunidad de ver una película acompañado de su director y estrellas. Quienes estuvimos esa noche en el homenaje a don Miguel Zacarías viajamos por un rato a 1934, vimos una buena película y pasamos una velada inolvidable.


. [1] Alejandro Galindo, El cine mexicano. México, D.F.: Edamex, 1986, 2a. edición, p. 40.

[2] Rogelio Agrasánchez Jr., Miguel Zacarías, creador de estrellas, Guadalajara, Jalisco, 2000, Archivo Fílmico Agrasánchez y Universidad de Guadalajara.

%d bloggers like this: