Recordando a Jorge Bauza ‘Pingüino’

Recordando a Jorge Bauza Pingüino.

© Rogelio Agrasánchez Jr.

Mi papá conoció a Jorge Bauza cuando eran adolescentes y vivían en la colonia Nueva Santa María. Ambos formaban parte del mismo grupo de amigos, todos estudiantes o empleados. A veces se encontraban sin dinero para ir al cine o a tomar un refresco. Era entonces que el joven Jorge entraba al rescate: como sabía tocar muy bien la armónica, se subía a algún autobús urbano, interpretaba una canción y luego pedía cooperación a los usuarios del transporte. Y ya había para ir al cine.

Con el tiempo, el grupo de amigos se dispersó.

A fines de los años sesenta, mi papá se preparaba para filmar su primera película. Un día, estando en la Zona Rosa, en el bar del Hotel Montecasino, volvió a encontrar a Jorge Bauza. Éste formaba parte del grupo Los cuatro y medio, excelente quinteto de música moderna en el cual Jorge era “el medio”.  Su afición por la armónica se había convertido en su profesión. Tuve oportunidad de ir a escucharlo al Montecasino en una ocasión y la verdad me “apantalló” su show; era espectacular.

Además de buen músico, Jorge Bauza era un hombre amable y formal, que siempre anteponía sus compromisos de trabajo a cualquier otra cosa. Algunos artistas son bohemios, pero no Jorge. Él trataba de vivir tranquilamente, al lado de su esposa e hijos.

Jorge Bauza 'Pingüino' y Rogelio Agrasánchez Jr. en los Estudios Churubusco, durante la fllmación de 'Las momias de Guanajuato' (Federico Curiel, 1970).

Jorge Bauza ‘Pingüino’ y Rogelio Agrasánchez Jr. en los Estudios Churubusco, durante la fllmación de ‘Las momias de Guanajuato’ (Federico Curiel, 1970).

No tenía contactos con la industria del cine hasta que mi papá, contento de haberse reencontrado con él y conociendo su profesionalismo, lo invitó a formar parte del elenco de Los Campeones Justicieros. En esa película fue el lugarteniente de ‘Mano Negra’, aquel científico loco interpretado por el famoso actor David Silva.

Satisfecho con la experiencia, Jorge siguió participando en películas producidas por mi papá. Al año siguiente, tomó parte en Las momias de Guanajuato, donde interpretó al simpático y miedoso guía de turistas del Museo de las Momias. Para mi gusto, ésta fue su mejor actuación, quizá porque el personaje se prestaba para expresar una gama más amplia de emociones.

Jorge también tomó parte en las secuelas de Las momias de Guanajuato: El robo de las momias de Guanajuato y El castillo de las momias de Guanajuato.  En estas dos últimas pasó al bando de los malvados. En ambos casos tuvo el papel de asistente del científico loco en turno.  Además, fue el líder de los invasores extraterrestres en El triunfo de los Campeones Justicieros. Por cierto, en esta película no le doblaron la voz como se hizo en otras ocasiones.

Jorge Bauza 'Pingüino' con su copia del script de 'Las momias de Guanajuato', en los Estudios Churubusco.

Jorge Bauza ‘Pingüino’ con su copia del script de ‘Las momias de Guanajuato’, en los Estudios Churubusco.

Pocos aficionados al cine mexicano de luchadores enmascarados saben que Jorge también actuó en Superzán el invencible, porque en esta película aparece como uno de los extraterrestres en traje espacial y nunca se le ve el rostro.

Aunque casi todos sus papeles en cine fueron en películas fantásticas, tomó parte en al menos dos cintas de otros géneros. Estuvo en Una rosa sobre el ring  y en otra cuyo título no recuerdo y que no fue producida por la familia Agrasánchez.

A fines de los años setenta perdimos contacto con Jorge. En 1991 quise verlo durante uno de mis viajes a la ciudad de México, pero él estaba ocupado y no pudimos encontrarnos.

No he sabido nada más de él, pero lo recuerdo con afecto cada vez que veo una de sus fantásticas películas.

Alex Agrasánchez, Elías Charur y Jorge Bauza 'Pingüino' durante la filmación de 'Superzán el invencible' (Federico Curiel, 1971). Algunas fuentes afirman que esta cinta fue filmada en Guatemala, pero en realidad fue hecha totalmente en la ciudad de México y sus alrededores.

Alex Agrasánchez, Elías Charur y Jorge Bauza ‘Pingüino’ durante la filmación de ‘Superzán el invencible’ (Federico Curiel, 1971). Algunas fuentes afirman que esta cinta fue filmada en Guatemala, pero en realidad fue hecha totalmente en la ciudad de México y sus alrededores.

%d bloggers like this: