Lupe Carriles: una actriz con muchas tablas.

Lupe Carriles: una actriz con muchas tablas.

Foto de estudio de la actriz Lupe Carriles.

Foto de estudio de la actriz Lupe Carriles, tomada a principios de la década de los cincuenta.

Lupe Carriles nació en Guadalajara, Jalisco, el 25 de diciembre de 1913 y venía de una familia del medio artístico, de acuerdo con la ficha biográfica publicada en el Directorio Artístico Mexicano de 1954. Hasta el momento no se ha logrado averiguar su nombre completo. Como buena tapatía, era de una estatura mayor al promedio de la mujer mexicana. Hablaba inglés, lo que demostró en películas como The Beast of Hollow Mountain (Edward Nassour/Ismael Rodríguez, 1954). También dominaba todos los bailes de salón, aunque esa habilidad no le fue muy requerida en sus papeles cinematográficos.

Debutó en teatro con la compañía de Pepe Campillo como segunda tiple en 1928. Posteriormente trabajó en doble turno, haciendo sketches en el Teatro Garibaldi y variedad en cabaret por las noches.

Tuvo la gran oportunidad de formar parte de la compañía de don Roberto Soto. Con ella participó en la exitosa gira de la revista ‘Así es México’ en 1930. El viaje abarcó Cuba y Centroamérica y duró medio año.

En 1932 formaba parte de la compañía de opereta y zarzuela de María Conesa, para luego pasar a la empresa dirigida por Luis Mendoza López. Con Enrique Rosas y su trouppe hizo una gira por el suroeste de los Estados Unidos, incluyendo grandes centros teatrales para la población de habla española, como Los Ángeles y San Francisco en California y El Paso y San Antonio en Texas. Estuvo también en numerosas ciudades fronterizas, entre las que se cuentan Caléxico en California y Brownsville en Texas.

Doña Lupe recordaba haber iniciado su carrera cinematográfica en Asesinato en los estudios (Raphael J. Sevilla, 1944), una de las películas estelarizadas por el famoso mago y escapista David T. Bamberg Fu Man Chu.

La señora Carriles era frecuentemente elegida para interpretar papeles de empleada doméstica, portera, vecina y ama de llaves. También representó señoras de clase media, profesoras, secretarias y hasta alguna dama de la vida galante. Por su estatura, personalidad y rostro expresivo, era la actriz idónea para caracterizar criadas rezongonas o francamente tétricas, como en Se los chupó la bruja (Jaime Salvador, 1957). En esta cinta es el ama de llaves con intenciones criminales que trata, con su esposo Yerye Beirute, de eliminar a los herederos de una mansión –que no son otros que Viruta y Capulina y el galán de la película, Octavio Arias-. Este papel lo repitió en Qué perra vida (Jaime Salvador, 1962), también estelarizada por el dueto cómico.

También tomó parte en dramas clásicos, como Vino el remolino y nos alevantó (Juan Bustillo Oro, 1949) y Cárcel de mujeres (Miguel M. Delgado, 1950).

Su trabajo en el cine no le impidió continuar con sus actividades teatrales. En ambos medios demostró su gran talento histriónico en el drama y en la comedia.

Como muchas otras actrices genéricas o características, en la vida real doña Lupe tenía una imagen muy distinta a la de la mayoría de sus personajes, como lo demuestra la fotografía de estudio mostrada al inicio de esta página.

Ella es una de las actrices notables de la Época de Oro del cine mexicano.

Galería de imágenes.

Lupe Carriles en 'Vino el remolino y nos alevantó' (Juan Bustillo Oro, 1949).

Lupe Carriles en ‘Vino el remolino y nos alevantó’ (Juan Bustillo Oro, 1949).

Hernán Vera y Lupe Carriles en una escena de 'Dicen que soy comunista' (Alejandro Galindo, 19510.

Hernán Vera y Lupe Carriles en una escena de ‘Dicen que soy comunista’ (Alejandro Galindo, 1951).

 

Rosa de Castilla y Lupe Carriles con sus "chiqueadores" de ruda en 'Tal para cual' (Rogelio A. González, 1952).

Rosa de Castilla y Lupe Carriles con sus “chiqueadores” de ruda en ‘Tal para cual’ (Rogelio A. González, 1952).

 

Mgada Urvizu, Manuel Dondé y Yerye Beirute rodean a Lupe Carriles en 'Qué perra vida' (Jaime Salvador, 1961).

Norma Mora, Manuel Dondé y Yerye Beirute rodean a Lupe Carriles en ‘Qué perra vida’ (Jaime Salvador, 1961).

 

%d bloggers like this: