Pepe Nava, un gran comediante.

Pepe Nava, un gran comediante.

Entre los comediantes hay los que generan carcajadas y aquéllos cuya presencia y actuación regocijan y hacen sonreír al espectador. Pepe Nava pertenece a ésta última categoría. Con un aire de ingenuidad y gran naturalidad en sus actuaciones, don Pepe creó personajes memorables, como su ‘Lagartijo’ en Bajo el cielo de Sonora o ‘Lencho Flores’ en Aquí está Juan Colorado.

Antonio Espino 'Claviilazo' y Pepe Nava en 'Pura vida' (Gilberto Martínez Solares, 1955).

Antonio Espino ‘Claviilazo’ y Pepe Nava en ‘Pura vida’ (Gilberto Martínez Solares, 1955).

Pepe Nava nació José Cano Nava, el 3 de enero de 1903 en la ciudad de México. Su madre fue doña Dolores Nava. Se desconoce si algún miembro de su familia pertenecía al medio artístico. Don Pepe media casi 1.80 de estatura.

No debe confundirse a José Nava con el otro “Pepe Nava”, pseudónimo utilizado por el famoso autor teatral José F. Elizondo. Por ejemplo, en la www.imbd.com se asienta que el actor escribió el argumento de El rosario de Amozoc (José Bohr, 1938), cuando en realidad este trabajo fue obra de Elizondo.

Las primeras noticias que se tienen de la carrera de José Nava se relacionan con el teatro. En un tiempo formó parte de la compañía de Toña la Negra, con la cual realizó una exitosa gira por el Estado de Texas. En otras ocasiones, fue contratado por la empresa International Amusement, de las familias Calderón y Salas Porras, para actuar en el famoso Teatro Colón en El Paso, Texas.

El primer papel que se le acredita en el cine mexicano fue el de un ebrio en La madrina del Diablo, aunque es posible que haya tomado parte en películas anteriores.

Una de sus primeras buenas oportunidades la tuvo en El circo trágico (Manuel R. Ojeda, 1938). En esta cinta hizo el papel del señor Godínez, secretario de una notaría. Godínez era un empleado amable, servicial y más comunicativo de lo que conviene a un puesto como el suyo. Con el pelo muy envaselinado, anteojos y una postura ligeramente encorvada, daba perfectamente el tipo. Godínez era indiscreto admirador de la belleza femenina, lo que le valió un par de reprimendas de parte de su jefe, el notario (José Ortiz de Zárate).

Con don Raúl de Anda hizo una gran mancuerna, en papeles de fiel e involuntariamente cómico lugarteniente. En La diosa de Tahití hace un bandido muy divertido.

Pepe Nava y Raúl de Anda en 'Aquí está Juan Colorado' (Rolando Aguilar, 1946).

Pepe Nava y Raúl de Anda en ‘Aquí está Juan Colorado’ (Rolando Aguilar, 1946).

A lo largo de su carrera cinematográfica, Pepe Nava caracterizó los más variados personajes. Fue conserje y cantinero; bandido y revolucionario; vago y burócrata.

Quizá muchos aficionados al cine mexicano no recuerden su nombre, pero seguramente habrán disfrutado su actuación en diversas ocasiones.

Pepe Nava y Ramón Gay en 'Entre abogados te veas' (Alfonso Fernández Bustamante, 1950).

Pepe Nava y Ramón Gay en ‘Entre abogados te veas’ (Alfonso Fernández Bustamante, 1950).

%d bloggers like this: