Todos listos, menos el sol…

Filmando en locación ‘Los nietos de don Venancio’.

Los nietos de don Venancio (Joaquín Pardavé, 1945). Todos listos, menos el sol…

Filmar en exteriores es un reto. No solamente hay necesidad de desplazar equipo, técnicos y actores, sino que se depende en gran medida del clima y de la luz. Cuando se filma en despoblado, las incomodidades abundan y se requiere muy buen ánimo para soportar las temperaturas, las largas esperas, comidas malas y la falta de instalaciones cómodas. En esta imagen vemos al director/estrella Pardavé sentado, a la izquierda, esperando el paso de las nubes que ocultan el sol. Con él aguardan pacientemente los integrantes de la unidad de producción ‘Nacional’, el cinefotógrafo Jack Draper y demás técnicos de fotografía y sonido, así como los primeros actores doña Prudencia Grifell y don Manolo Noriega, a quienes vemos a la extrema derecha.

El cansancio es evidente en todos. No se conversa, ni hay ya instrucciones por impartir. Todo es cuestión de esperar a que el viento coopere con la producción, llevándose las estorbosas nubes.

Esta fotografía fue tomada por el prolífico y talentoso fotofijas Rafael García.

La falta de sol puede llegar a ser un verdadero problema para una producción cinematográfica. En el caso de la filmación de La guerra de los pasteles (Emilio Gómez Muriel, 1943), se perdieron varios días de trabajo por los nublados persistentes.  Algo parecido le sucedió a Fernando de Fuentes en los trabajos de Así se quiere en Jalisco (1943).

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: